Espiral de mejora contínua

pdca Espiral de mejora contínuaSi buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein

También conocido como “círculo de Deming” ideada por Edwards Deming.
Es una estrategia de mejora continua dividida en cuatro fases de actuación, basada en un concepto ideado por Walter Shewhart.
También se denomina al modelo como espiral de mejora continua por realizar los procesos en forma constante y en bucle.

El PDCA (Plan-Do-Check-Act) es un modelo de cuatro etapas que se realiza para llevar a cabo la mejora continua y lograr la resolución de problemas de una forma sistemática y estructurada.
Este modelo se puede llevar a cabo no sólo para mejora de modelos de negocio sino también para situaciones y actividades que nos ocurran individualmente.

Consiste en superar las cuatro fases continuamente, convirtiéndose en un bucle que no tiene fin. Estas cuatro fases son:

1 – Planificar: Planificación del proceso y la implementación. En esta fase describiremos el objetivo que queremos conseguir y los medios a utilizar para conseguirlo.
– Planificar qué hacer y cómo
– Seleccionar la oportunidad de mejora: Identificación del problema: definir el problema y establecer una meta. Para ello lo debemos conocer en detalle e identificar las causas que lo generan.
– Conocer y elegir las acciones correctivas más adecuadas.

2 – Desarrollar: Llevar a cabo las acciones correctivas planificadas en la fase anterior. Para ello haremos pruebas y realizaremos formación para que se haga correctamente. Después de planificar, hacemos.
– Hacer lo que fue planeado
– Ejecución de la acción conforme lo planeado
– Verificar si se logró la meta

3 – Chequear: Comprobar y evaluar lo que acabamos de implantar y ver si funciona y es lo que esperábamos. Ver si estamos cumpliendo los objetivos tal y como lo planificamos y hay una relación causa – efecto sobre los mismos y si se está logrando de manera adecuada
– Revisar la prueba
– Analizar los resultados
– Identificar lo que se ha aprendido

4 – Ajustar: Hay que realizar ajustes en el proceso tanto si hemos conseguido los objetivos como si no. Revisar los objetivos y cómo lo estamos haciendo para generar una nueva planificación de manera que realizamos una mejora continua. Asentar la mejora y fijarla. Después estandarizamos la mejora para crear una solución.
Si revisamos y no está bien, habrá que planificar de nuevo y otra vez entraremos en la rueda
– Actuar en función de los resultados
– Estandarización: estandarizar para mantener los buenos resultados
– Conclusión: Reflexionar y capitalizar la experiencia
– Volver a la etapa de Planificación si no se han conseguido los objetivos

Hay que realizar un seguimiento del equipo que está realizando la mejora durante todas las acciones y generar responsables en cada una de ellas y así tendremos un seguimiento y una trazabilidad para que no nos desviemos demasiado del objetivo

Este círculo lo realizamos de forma permanente.

Como dije antes, este método se puede y debe utilizar ante cualquier situación que queramos mejorar. Incluso para mejorar nuestras propias actuaciones, resulta interesante siempre y cuando se utilice correctamente y se apliquen todas las fases.

Ahora que ya tienes la clave ¿a qué esperas para mejorarte a ti mismo?

 

Compartir:
twitter Espiral de mejora contínua0facebook Espiral de mejora contínua23google Espiral de mejora contínua0linkedin Espiral de mejora contínua33

2 comentarios:

  1. Muy bueno, en cambiar está el éxito.

    • Así es Guru. Hay que cambiar si el mercado cambia. El éxito está en saber adaptarse a los cambios y en aprender a cambiar para estar al unísono.
      Esta semana he aprendido mucho de vosotros durante el curso que os he impartido… Espero coincidir de nuevo contigo en otro. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.