¿Quién dijo miedo? Aprende a exteriorizar lo mejor de ti mismo

quiendijomiedo ¿Quién dijo miedo? Aprende a exteriorizar lo mejor de ti mismo“Hay tres cosas que nunca vuelven atrás: la palabra pronunciada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida” Proverbio chino.

¿Cuántas veces nos hemos visto obligados a hablar de nosotros mismos y hemos dicho ups, que pase rápido, por favor! Hace tiempo nos tocaba hacerlo esporádicamente, como mucho en entrevistas de trabajo y en formaciones, pero ahora, nos pasa continuamente que tenemos que salir a presentarnos y no sabemos cómo y además no tenemos herramientas para hacerlo.

¿Quién dijo miedo? No, como mucho respeto. Ahora una condición imprescindible para estar en el mercado y ser conocido es ser proactivo y esto implica tener que hablar en público, así que te voy a facilitar esta labor proporcionándote unas pautas muy sencillas, que aprendí gracias a la formación de un gran equipo de profesionales de Human Management System de Pamplona, para que tengas seguridad  y seas más creíble consiguiendo así tus objetivos en las siguientes situaciones:

  • Para hacer entrevistas de trabajo,
  • Para presentar tu idea de negocio a posibles inversores,
  • Para vender tu empresa,
  • En eventos de Networking  y
  • Para cualquier situación cotidiana en la cual necesites ser escuchado.

Objetivos de toda presentación:

Conectar con la audiencia. Para ello debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Saber a qué tipo de audiencia está destinado tu mensaje.
  • El mensaje debe conectar con sus objetivos e intereses.
  • Una abundancia de datos aburre al público.

Dirigir y mantener la atención. A través de:

  • Una buena estructura planificando bien nuestra presentación.
  • Aportando un buen material multimedia.
  • Personalizar contando anécdotas, historias y ejemplos.

Fomentar la comprensión y el recuerdo o concluir la presentación:

  • Debe ser fácil de seguir y de entender.
  • Debemos fomentar el deseo de conocer más y querer participar.
  • Recibir feedback.

Técnicas para trasmitir una imagen positiva:

Los gestos: Muévete con decisión y seguro de ti mismo. En definitiva, tiene que haber coherencia entre la comunicación verbal y la comunicación no verbal.

  • Gesticula con ademanes suaves, pero firmes.
  • En menos de dos segundos tu público es capaz de captar tu estado de ánimo con sólo mirar tu cara.
  • Tus reacciones están muy determinadas por tu parte emocional, así que debes ser tú mismo pero controlando tus impulsos para no causar una impresión errónea y exagerada.
  • Juzgamos con nuestro cerebro visual las caras de forma positiva o negativa así que debes mostrarte seguro y no titubear aunque estés nervioso; y la sonrisa es el mejor escudo para esconder los nervios.
  • En un segundo decidimos o juzgamos por las caras más competentes o atractivas: Las primeras impresiones son las que cuentan.

La voz: Es el equilibrio entre lo interior y lo exterior. Dependiendo del tono, el volumen y el timbre de nuestra voz, el mensaje que se recibe puede que no sea el mismo que queremos trasmitir. Debemos ser capaces de dominar la voz teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • Es esencial la calidad y la entonación ya que habrá que modificar en cada situación dependiendo de la intensidad del  mensaje.
  • La voz está unida a la atención del que habla a través del timbre, así que si es necesario debes elevar el tono para darle un mayor énfasis para captar mejor la atención en determinados momentos.
  • Juega con las pausas y los silencios para dejar que puedan asimilar lo que acabas de comunicar.

La seducción: El buen estado de ánimo y la alegría incrementan la cercanía aumentando así la seducción con los que te están escuchando. Transmitir tu mensaje con pasión no dejará lugar a dudas.

  • Empatiza: Equilibra tu comunicación a la comunicación de quienes te escuchan y no esperes que se pongan en tu lugar, ponte tú en el suyo, recreando situaciones en las cuales se vean identificados. Hay que buscar enlaces ideológicos que te acerquen a los demás.
  • Muéstrate abierto, disponible y cercano: tenemos que darnos a los demás.
  • Relájate: La audiencia no es el enemigo.
  • Busca el humor. ¿A quién no le gusta reír?
  • Acércate a tu público eliminando barreras, fuera mesas, quítate la chaqueta.
  • Fortalece tus puntos débiles mostrándote humano y cercano a ellos.
  • Elige un lenguaje positivo y afirmativo apelando las emociones.
  • Mira a los ojos y oscila lentamente de izquierda a derecha transmitiendo respeto.

El mensaje: Debes transmitir tu mensaje como si fuera una historia, y para ello te vendrá bien utilizar la técnica del Storytelling recurriendo a imágenes conceptuales

  • Personaliza el mensaje: El empleo del “yo” ayuda a la personalización del mensaje. La utilización del “nosotros” integra a la audiencia.
  • Usa mensajes cortos:

Frases de 20 segundos. Eslóganes fáciles de recordar (ejemplo: “Yes, we can”). Lenguaje simple y verbos de acción.

  • Nunca descalifiques: Planta cara a las críticas de forma cortés.

Pero sobre todo sé tu mismo y trasmite con pasión.

Artículo realizado gracias a la documentación facilitada en formación recibida en Human Management System de Pamplona

 

Compartir:
twitter ¿Quién dijo miedo? Aprende a exteriorizar lo mejor de ti mismo0facebook ¿Quién dijo miedo? Aprende a exteriorizar lo mejor de ti mismo7google ¿Quién dijo miedo? Aprende a exteriorizar lo mejor de ti mismo0linkedin ¿Quién dijo miedo? Aprende a exteriorizar lo mejor de ti mismo15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.